Las zoonosis como enfermedades desatendidas

En torno al año 2002, se forjó de forma oportuna y valiosa, el concepto de “enfermedades desatendidas”, que agrupa todas aquellas afecciones transmisibles generalmente endémicas y crónicas, que no reciben la debida prioridad política, social ni económica, afectando a poblaciones relegadas, causándoles importante morbilidad que genera incapacidad y consecuentemente una vida poco productiva, con mortalidad prematura.

 Causadas por virus, bacterias, hongos, parásitos y artrópodos, los ejemplos de estas afecciones son múltiples: 

  • Hidatidosis
  • Chagas
  • Miasis
  • Leishmaniasis
  • Tuberculosis bovina
  • Brucelosis
  • Fascioliasis
  • Encefalitis virales, entre otras.

 

La gran mayoría de estas enfermedades transmisibles son zoonosis, vale decir, enfermedades comunes al hombre y a los animales, cuyo agente se transmite de forma natural entre ellos.

Al peso socio-económico que la morbimortalidad de estas zoonosis le agrega a los individuos, familias y comunidades que la padecen, se suma el impacto económico-productivo que generan al afectar animales de producción o trabajo, fundamentales para sostener las micro o  macro-economías de las poblaciones en riesgo.   

Esta visión integrada e integradora de la situación, lleva  a jerarquizar el valor de intersectorialidad, interinstitucionalidad e interdisciplina en el abordaje de la promoción, la prevención y el control de las zoonosis como enfermedades desatendidas.

También inserta una perspectiva nueva en los “tomadores de decisión”, que no sólo deben valorar el impacto socio-económico-productivo sobre la población expuesta, sino el impacto productivo-social generado por el peso de estas zoonosis sobre las poblaciones utilitarias y productivas.  

 La creación conceptual del grupo de las “enfermedades desatendidas”, logró equilibrar el peso de las decisiones y la prioridad política para un grupo de patologías “invisibles” y “subvaloradas”, que han generado mucha enfermedad, discapacidad y muerte a las sociedades humanas y entre estas afecciones, las zoonosis ocupan un destacado lugar.