Las zoonosis. Cómo prevenirlas y protegerse de ellas

Las zoonosis son enfermedades transmisibles producidas por agentes infecciosos (virus, bacterias, parásitos, hongos, gusanos y artrópodos) comunes a los animales y al hombre y que se transmiten entre sí por diversas vías.

Las hay que se transmiten por aire, alimentos, contacto, inoculación, congénitamente y por otros mecanismos menos comunes.

 Pensar en ellas, nos lleva a considerar, afecciones tan diversas como: rabia, sarna animal, enfermedad de Chagas, tuberculosis bovina, brucelosis, miasis o hidatidosis.

Un conjunto de medidas generales, pueden mantenernos prevenidos y protegidos de ellas:

  • tenencia segura y responsable de mascotas, comunes (perro, gato, etc.) e inusuales (tortugas, culebras, artrópodos, etc.);
  • consumo de alimentos inocuos, elaborados y comercializados de forma clara y responsable, caso de la lecha pasteurizada o la carne debidamente comercializada;
  • evitar contactos riesgosos con animales o ambientes silvestres que puedan exponernos a reservorios o vectores de agentes infecciosos zoonóticos, como puede ser el contacto directo con murciélagos o pernoctar en ambientes donde roedores silvestres han orinado o defecado;
  • practicar esparcimientos en la naturaleza (camping, trekking (senderismo), natación, espeleología (exploración y estudio de las cuevas, cavernas, etc.) con el conocimiento de riesgos potenciales que diferentes zoonosis puedan implicar en cada ambiente natural; 
  • efectuar prácticas profesionales, técnicas o laborales con animales de producción o silvestres con la adecuada protección de piel, mucosas, ojos y vía respiratoria, según el caso lo requiera;
  • y carné de salud laboral al día, con pruebas específicas acordes al riesgo laboral probable, e inmunización que proteja de aquellas zoonosis que cuentan con inmunoprevención (vacunas).

 

Se trata de reglas básicas pero de interés ante situaciones de riesgo de contraer enfermedades zoonóticas, capaces de comprometer la salud y la vida de las personas.