Leishmaniasis

Se trata de enfermedades que poseen diversas formas de presentación (Leishmaniasis tegumentaria –cutáneas y mucocutáneas- y Leishmaniasis visceral) y que afectan tanto a perros como a humanos. Son producidas por una variedad de protozoarios intracelulares (Leishmania) transmitidos por la picadura de insectos flebótomos (que se alimentan con sangre) del género Lutzomyia. Desde el año 2000 en que aparece la enfermedad en la región, Brasil, Argentina y Paraguay, han experimentado un aumento de su área de dispersión y de ser originalmente rural ha pasado rápidamente a áreas urbanas y peri-urbanas. Hasta 2015 Uruguay no tenía casos autóctonos de Leishmaniasis visceral canina. El principal reservorio de esta parasitosis es el perro doméstico.